Volver

Tomás Herreros

De un tiempo para atrás se está produciendo un renovado interés académico, intelectual e incluso político por los llamados movimientos sociales. Las diversas iniciativas editoriales en castellano que sitúan a los movimientos en un punto central de sus preocupaciones son buen ejemplo de ello. Entre otras, la Colección Cuestiones de Antagonismo de la Editorial Akal , el Proyecto Editorial Traficantes de Sueños , Icaria Editorial o Hacer Editorial . Ésta es una buena noticia. Parece que el tiempo de lo que se llamó el revisionismo histórico empieza a caducarse. Por revisionismo histórico entendemos un producto ideológico sui generis del neoliberalismo cuyo leit motiv no era otro que anular la variable histórica de los movimientos, considerándolos como entidades prescindibles y contraproducentes para el desarrollo de las sociedades. A través de fórmulas como la del fin de la historia, made in Fukuyama, o la Tina (There Is No Alternative), made in Tatcher, se pretendía caducar a los movimientos de entonces e incluso a los del pasado como funestos para la convivencia.

Pasado ese paréntesis, ese invierno largo, hoy vuelve a emerger un creciente interés por conocer lo que con Helbert Blumer llamamos “empresas colectivas que buscan establecer un nuevo orden de vida”. No cabe duda que la causa principal de ese interés no es otra que la formación, en la última década, de un nuevo ciclo, de una nueva tipología de movimientos. Sus ejemplos más sobresalientes han sido el zapatismo, el movimiento alterglobalización, el no war planetario o las declinaciones diversas de movimientos contra la precarización de la vida y por nuevos derechos sociales.

Este renovado interés puede ser un marco idóneo para replantear las miradas que se establecen sobre los movimientos sociales. Esto es, para plantear visiones más certeras, más múltiples, menos lineales, sobre lo que son los movimientos, sobre qué perspectiva tomar, sobre como situar los análisis académicos, sobre qué cemento de sociedad constituyen, sobre, dicho en pocas palabras, cuál el lugar que ocupan en la dinámica social.